Castración y esterilización: Todo lo que necesitas saber

Castración y Esterilización: Todo lo que necesitas saber para tu mascota

En nuestra entrada anterior hablamos sobre el celo de las gatas y cuáles son las opciones que, como dueños, tenemos para elegir respecto de la reproducción de nuestras mascotas.

Sabemos que las vías más populares son las de la esterilización o la castración canina y felina, pero ¿Realmente comprendemos lo que significan estos conceptos? ¿Conocemos los diversos métodos anticonceptivos que hay? ¿Cuál es la importancia de realizar los procedimientos?

Para aclarar el panorama comenzaremos hablándote de los dos métodos anticonceptivos por los cuáles podemos optar en nuestra mascota:

  • Anticoncepción Química o temporal: este tipo de procedimiento consiste en la aplicación de fármacos con proligestona u otros compuestos activos a tu mascota, los cuales bloquean las hormonas sexuales e inhiben la fertilidad. Usualmente son administrados de forma oral o a través de inyecciones suponiendo una solución temporal respecto de la reproducción de tu mascota, debiendo volver a ser aplicados pasado cierto periodo de tiempo. Si bien son populares se ha descrito una mayor incidencia en el desarrollo de tumores mamarios tras su aplicación.
  • Anticoncepción Quirúrgica o definitiva: este tipo de procedimiento consiste en la extirpación de los órganos reproductivos de tu mascota mediante cirugía, eliminando la producción de hormonas sexuales e inhibiendo todos los signos de actividad sexual en caninos y felinos. En conjunto con desaparecer por completo el riesgo de embarazo se han descrito beneficios importantes para la salud de las mascotas tras el procedimiento: menor incidencia de enfermedades, mejoras en la conducta y mayor tiempo de vida.

Dentro de las opciones de anticoncepción quirúrgica se encuentran la castración y la esterilización, los cuales buscan extraer los órganos reproductores en caninos y felinos con algunas diferencias:

  • La esterilización se realiza en hembras y consiste en extirpar el útero y los ovarios de una perra o gata a través de una incisión pequeña en su vientre o costado. Este proceso es más complejo que la castración, debido a que se trabaja con órganos reproductores internos.
  • La castración se realiza en machos y consiste en la eliminación de los testículos de un perro o gato. Este proceso es menos complejo que la esterilización, debido a que se trabaja con órganos reproductores externos.

Como dueños de mascotas debemos saber que la importancia de castrar o esterilizar a tu mascota es, primeramente, para evitar una sobrepoblación de perros o gatos que pudiesen terminar sin hogar, convirtiéndose en callejeros.

En el caso de las hembras caninas o felinas no esterilizadas, existe además un mayor riesgo de padecer infecciones uterinas y desarrollar tumores mamarios malignos, junto con la presencia de los signos del celo y los riesgos propios del embarazo y el parto de las crías.

En el caso de los machos caninos o felinos no castrados existe un mayor riesgo de tumores testiculares, además de una mayor propensión al marcaje de territorio, “vagabundeo”, reacciones violentas y peleas con otros animales, teniendo mayor probabilidad de contraer enfermedades e infecciones graves.

Sabemos que es difícil y que nos asusta muchísimo la idea de operar a nuestra mascota. El peso de la decisión y el desconocimiento del proceso pueden hacer todo mucho más complejo, por lo cual te explicamos aquí cómo es el procedimiento de esterilización y castración:

  • Antes de la esterilización o castración debes solicitar una hora al veterinario. Usualmente te darán cita para la mañana, debiendo llevar a tu mascota con 8 horas de ayuno previo y no darle líquidos desde la mañana del día de la intervención. Algunos veterinarios solicitan exámenes previos para mayor seguridad, pero normalmente no son necesarios. El procedimiento se realizará durante el día, dejando a tu mascota en observación por algunas horas para que puedas recogerla esa misma tarde.
  • Tras la esterilización o castración el veterinario le dará todos los medicamentos necesarios a tu mascota. Usualmente los animales vuelven un poco mareados por la anestesia, por lo cual debes dejarlo descansar en un lugar cómodo donde tenga acceso al agua, sin ofrecerle comida hasta que despierte completamente.
  • Los signos de incomodidad son frecuentes, por lo cual debes vigilar bien la herida y asegurarte de que está cicatrizando bien. Acude a tu veterinario si observas cualquier signo de infección o hemorragia.

Hablemos ahora de valores. En Chile los precios para esterilizar o castrar a tu mascota en una Clínica Veterinaria son bastante accesibles: La esterilización tiene un valor aproximado de $25.000, mientras que la castración cuesta unos $15.000. Además, es necesario destacar que las Municipalidades, los alumnos practicantes de la carrera de Medicina Veterinaria y algunas clínicas veterinarias, realizan operativos de esterilización y castración gratuitos o a bajo costo, por lo cual solo debes mantenerte informado sobre cuándo será el próximo operativo.

Si ya te decidiste es importante saber cuándo castrar o esterilizar a tu mascota. Aquí te traemos algunos datos importantes al respecto:

  • En el caso de los gatos, aunque técnicamente sería posible castrar o esterilizar desde las 8 semanas de vida, lo mejor es esperar hasta los 4 o 5 meses antes de realizar el procedimiento, justo antes de su primer celo; no obstante, los gatos pueden ser castrados o esterilizados a cualquier edad, independiente si ya son adultos o senior; consulta con tu veterinario para que estudie el caso de tu mascota.
  • En el caso de los perros es recomendable que la castración o esterilización se realice a entre los 6 y 8 meses de edad, cuando los perros aún no han alcanzado su madurez sexual. Al igual que en el caso anterior, machos y hembras pueden ser castrados o esterilizados a cualquier edad, pero se recomienda que el veterinario estudie con mayor detención el caso luego de los 6 o 7 años, a fin de evitar posibles complicaciones.

Recomendamos no castrar o esterilizar a tu mascota cuando se encuentra en celo, debido a que el flujo de sangre hacia sus órganos sexuales es mayor y, por tanto, existe la posibilidad de complicaciones.

También es necesario saber que, a pesar de que algunos veterinarios lo hagan, recomendamos no esterilizar a tu perra o gata si se encuentra preñada. Si observas signos de preñez solicita a tu veterinario un examen de sangre de tu mascota para confirmar el embarazo antes de tomar cualquier decisión.

Lo último que nos queda destacar son los efectos que esto tendrá en tu mascota. Una vez terminado el periodo de recuperación el efecto más notorio será una disminución importante en todo ámbito de la actividad sexual. Además, es posible que observes algunos cambios físicos tales como el mejoramiento en la calidad del pelaje o una leve tendencia al aumento de peso, por lo que es importante promover el juego y la actividad física junto con una adecuada alimentación.

Si bien los cambios anteriores serán notorios, la mayor parte de los efectos se observarán a nivel del comportamiento de tu mascota: se disminuirán conductas tales como el marcaje con orina, el “vagabundeo”, la agresividad y las peleas con otros animales, abundando conductas positivas como la tranquilidad, la diversión y el “regaloneo”.

Ahora que ya estás informado te invitamos a tomar las mejores decisiones para la vida de tu mascota. Recuerda que la tenencia responsable implica mucho más que solo darles agua, comida y salud: implica el cariño y la genuina preocupación por los miembros más pequeños y peludos de nuestra familia.