Envíos Gratis a todo Chile.
Por compras sobre $18.000 (Región Metropolitana) y $25.000 (otras regiones)
Revisa las condiciones aquí

Tu perro también puede sufrir de ansiedad

Tu perro también puede sufrir de ansiedad

¿Tu perro se comporta intranquilo cuando estás lejos? ¿No come cuando está solo en casa? ¿Ladra excesivamente o rompe cosas? ¿Te ha pasado que hace sus necesidades dentro de casa? 

Si has respondido que si a alguna de estas preguntas es posible que te estés enfrentando a un caso de ansiedad en tu mascota.

Aunque muchos no lo crean, la ansiedad en perros es relativamente frecuente y se aprecia en conductas que muchas veces pasan desapercibidas al ser percibidas como algo “normal”. Lamentablemente las investigaciones en torno al mundo emocional son relativamente nuevas, por lo que es común que muchos de nosotros todavía no sepamos cómo reconocer y ayudar a nuestras mascotas a superar la ansiedad.

Los animales son seres sintientes

Sabemos que los animales sienten dolor. A través de experimentos de laboratorio se ha comprobado que las ratas evitan los lugares donde han sufrido un dolor y prefieren no salir de aquellos donde se les ha administrado algo para remediarlo. Esto parece un poco obvio para todos nosotros, amantes de los animales, pero aún hoy en día esta es una realidad que no es tan conocida como nos gustaría.

Además de eso, los animales no son solo se componen de reflejos e instintos, sino que también sienten emociones. Investigaciones han tenido resultados increíbles en el campo de las emociones en los animales, por ejemplo, demostrando que todos los mamíferos juegan. Una investigación incluso demostró que ratones jugaban al escondite, saltaban y tenían risas ultrasónicas. Incluso otra investigación registró que los cuervos se deslizaban en tapas por pendientes nevadas, solo por diversión.

Como nosotros, los animales sienten, y eso quiere decir que también pueden verse expuestos a emociones como la felicidad, la tristeza, la rabia, el miedo, la curiosidad o la aversión.

Aprendiendo a diferenciar estrés de ansiedad

Es importante no confundir entre estrés y ansiedad en los perros. El estrés es un estado adaptativo que nos permite dar el 110% ante una situación determinada, mientras que la ansiedad tiene que ver con la anticipación de un peligro. Sobre esto, el etólogo Pablo Hernández, “La ansiedad se refiere a un estado emocional negativo caracterizado por la anticipación de una amenaza, peligro o daño para el animal”. Por eso algunos perros que padecen ansiedad por separación comienzan a sufrir mucho antes de que su propietario haya salido de casa.

Para algunos individuos los niveles de ansiedad suben a tal punto que comienzan a dificultar su vida normal, buscando algo o alguien que los haga sentir seguros, por ejemplo, nosotros. La ansiedad por separación en perros funciona exactamente de esa forma.

¿Qué es el trastorno de ansiedad por separación?

Es un “trastorno comportamental serio, que presentan algunos perros al quedarse solos en casa o separarse de uno o varios de sus propietarios”. Además, la ansiedad por separación afecta negativamente la calidad de vida de tu mascota, y al ser un problema frecuente que genera conductas disruptivas es también una de las múltiples causas que pueden conducir al abandono de una mascota por parte de su dueño.

Síntomas del trastorno de ansiedad por separación

Lo primero es aprender a reconocer los síntomas de un trastorno de ansiedad por separación en perros. Entre los síntomas más frecuentes tenemos las conductas destructivas en casa, la vocalización excesiva mediante ladridos, aullidos o gemidos; y la realización de sus necesidades en lugares inapropiados. Además de estos, hay síntomas menos frecuentes, como falta de apetito en ausencia del sueño, salivación excesiva, sudoración excesiva en las patas, hiperventilación a través de jadeos constantes, diarrea y vómitos, movimientos repetitivos o inusuales, lamido excesivo, autolesiones, alopecia y signos de inactividad o apatía.

Causas del trastorno de ansiedad por separación

Como puedes ver, el trastorno de ansiedad por separación en mascotas puede ser un problema grave cuyas causas aún no estás por completo establecidas.

Hay quienes señalan que el trastorno de ansiedad por separación es un fenómeno evolutivo, debido a que los animales suelen agruparse y formar manadas por supervivencia, estableciendo vínculos afectivos que les significan cuidado, cariño y protección. Así, a lo largo de los años de domesticación, es posible que los perros hayan desarrollado una habilidad particular para formar vínculos afectivos con los humanos. Para ellos, tú eres su manada :) su figura de apego primario a través de la cual se sienten seguros.

Pero ¿por qué algunos perros sientes más ansiedad que otros al separarse de nosotros? ¿Será que lo has mimado demasiado y por eso se pone ansioso al estar lejos de ti?

Hablemos del apego: al igual que con los humanos, el apego es un vínculo afectivo intenso conformado durante los primeros meses y años de vida de un individuo con una figura primaria. Esta relación afecta y moldea la forma de relacionarnos afectivamente en el futuro.

Mientras más estable y segura sea la relación con la figura de apego, más tranquilo se sentirá el cachorro (humano o animal) lejos de su presencia, pues sabe que la norma es que no será abandonado y que no hay nada que temer. Por ello, siempre que hayas sido una perrimamá o perripapá presente, emocionalmente disponible, empoderante, paciente y con límites claros, no debieses preocuparte de si la ansiedad por separación de tu perrito tiene que ver con tus habilidades para criarlo.

Otros tipos de apego estudiados en perros, que sí se relacionan con este trastorno, serían el hiperapego patológico, cuando el vínculo ha sido demasiado invasivo y ansioso, y el apego inseguro, cuando el vínculo ha estado marcado por ausencia y carencias.

Existen además otros factores que pueden sumar a que se desarrolle el trastorno, entre ellas el destete precoz, algunas experiencias traumáticas ocurridas en ausencia del dueño, cambios en la estructura familiar y otros factores hereditarios.

Tratamiento para el trastorno de ansiedad por separación

Por último, si sientes que tu perrito calza perfectamente con lo que hemos descrito, hablemos del tratamiento para el trastorno de ansiedad por separación:

Lo primero será consultar con tu veterinario de cabecera, un etólogo clínico o educador canino que te ayuden a evaluar el caso de su perro. El tratamiento involucrará trabajo en muchas áreas, por lo que es importante tener a alguien que pueda dirigir todas las acciones.

En cuanto a lo tradicional, lo primero es modificar el entorno de tu mascota para crear un ambiente estimulante, esto le ayudará a bajar sus niveles de ansiedad. Para esto, entornos “perrificados” le permitirán sentirse como el rey en su castillo.

Muchos dueños intentan salir de casa a escondidas, sin embargo, se recomienda crear un ambiente predecible que le permita a nuestra mascota identificar las señales o pistas que indican que saldremos de casa. Poder predecir que saldrás de casa le ayudará a reducir los niveles de ansiedad anticipatoria.

En cuanto a apoyos adicionales, hay casos en los que se recomienda el uso de psicofármacos que ayuden a disminuir los niveles de ansiedad mientras dura el tratamiento conductual. Asimismo, también en ocasiones se recomienda el uso de feromonas sintéticas que ayudan a que nuestra mascota esté mucho más relajada y que se sienta más tranquila en su entorno.

Finalmente, cuanto llegues a casa, te recomendamos saludar a tu bebé de forma tranquila, haciéndole entender que ya lo hemos visto y que no necesita exaltarse para que le tomemos atención.

Personalmente he conocido a algunos perros con este trastorno, y realmente es un tema al que vale la pena ponerle mucha atención. ¿Has conocido tú a perritos que sufran de ansiedad por separación?

¡Comparte este artículo con alguna perrimamá o perripapá que creas le pueda servir!